lunes, 11 de diciembre de 2006

APRENDER Y APRENDIZAJE

SUPUESTOS SOBRE EL QUE APRENDE Y EL APRENDIZAJE

El que aprende condiciona su situación de aprendizaje a una variedad de experiencias que constituyen sus creencias, valores y significados, de tal manera que las interpretaciones que resultan, constituyen una realidad propia. Por ello, los efectos de las variables instruccionales influyen en cada estudiante de manera diferente, contrariamente a los supuestos del conductismo. De allí que el aprendizaje sea un proceso de construcción de conocimientos e interpretaciones, de asimilación de información, y de ajuste de significados previos, que se acomodan de acuerdo a la nueva información, integrando conocimientos existentes y nuevos (Duffy y Cunningham, 1996). Adicionalmente, el carácter social del ambiente influye en esta generación del conocimiento, que surge como resultado de la confrontación, intercambio y negociación permanentes.
Este enfoque ha marcado el surgimiento de un gran interés por las aplicaciones del constructivismo en el diseño de ambientes de aprendizaje (Bednar, Cunnigham y otros, 1991; Jonassen, 1991; Duffy y Jonassen, 1991) porque presupone una activación de los estudiantes diferente a la generada por la preespecificación absoluta de estrategias, substituyéndola por una provisión de herramientas y recursos en forma flexible, y en función de las necesidades del que aprende, por ello se habla cada vez más de "ambientes de aprendizaje" en lugar de ambientes "instruccionales" (Wilson, 1996).
En un ambiente de esta naturaleza cabe preguntarse qué elementos lo configuran. En este sentido, Driscoll (1994) identifica algunas condiciones que deberían ser incorporadas tales como: a) enfatizar la instrucción centrada en el que aprende, permitiéndole al estudiante participar tanto en la determinación de sus necesidades u objetivos de aprendizaje y en el cómo resolverlos, lo que significa darle "voz" al estudiante; b) proveer ambientes de aprendizaje complejo que incorporen tareas auténticas; que posean relevancia y utilidad en el mundo real, ya que son las que permitirán que el estudiante se "apropie" del conocimiento; c) proveer múltiples perspectivas y otras formas de presentación que le permita a los que aprenden examinar argumentos desde diversos ángulos (una imagen puede enseñar más que mil palabras). Así el estudiante puede desarrollar un pensamiento crítico y reflexivo; y d) ofrecer mecanismos de evaluación que profundicen este proceso reflexivo.